Buscar
  • IslandiaCar

Excursiones de un Día desde Reikiavik en Coche

No a todo el mundo le gusta hacer excursiones. Hacer y deshacer la maleta yendo de hotel en hotel puede ser aburrido. Además, Islandia tiene mucho que ofrecer fuera de Reikiavik y sería una pena perdérselo. En lugar de embarcarse en una ruta por carretera, ¿por qué no sacar el coche de alquiler en Islandia por períodos más cortos y hacer estas excelentes excursiones de un día desde Reikiavik?


La excursión del Golden Circle: La joya de la corona islandesa


El mejor tour de un día es seguramente el Golden Circle. Esta popular excursión combina Geysir, la catarata Gullfoss y el Parque Nacional þingvellir, para crear la quintaesencia de la experiencia islandesa. Se incluye en todos los itinerarios de los touroperadores, pero hacerlo por tu cuenta te da mucha más flexibilidad. Si quieres aprovechar los largos días de verano, puedes alargar un poco las visitas sin que nadie te meta prisa para volver al bus. Las carreteras desde Reykjavik son muy buenas y es una ruta muy fácil.


Disponer de tu propio vehículo significa que tú te montas tu propio horario. Puedes añadir actividades como rafting, buceo o caminatas. Si tu visita es en los meses de verano, puedes optar por la ruta escénica 435 para llegar, o levantarte muy temprano para evitar los primeros buses de turistas. Si al llegar ves que ya hay unos cuantos buses en una de las paradas, ten en cuenta que sólo se quedarán durante una hora más o menos. Entonces puedes pasar el rato, tomarte un café, e iniciar la visita cuando se hayan marchado. Del mismo modo, en verano, las tardes suelen ser más tranquilas que las mañanas, por lo que puedes programar tu visita para evitar lo peor del tráfico. Es uno de los mejores tours desde Reikiavik, así que hagas lo que hagas no te lo puedes perder.


Se puede llegar al Parque Nacional þingvellir en unos 45 minutos por la carretera principal, y el camino vale la pena. Aquí es donde las placas tectónicas norteamericana y euroasiática se van separando poco a poco. Es un paisaje accidentado, caracterizado por rocas desnudas cubiertas de musgo, abruptas gargantas y la cascada de Öxarárfoss. En el año 930 aquí se reunió el primer parlamento de Islandia, la asamblea general Alþing, continuando la tradición hasta 1798. Las disputas se resolvieron y las leyes fueron aprobadas por la Lögrétta.


El Circulo Dorado en Islandia: La naturaleza más dramática


Muy cerca, encontrarás Geysir. Este es uno de los campos de géiseres más grandes y activos del mundo, y bajo el suelo que vas a pisar se encuentra un enorme depósito de agua caliente natural. A intervalos regulares, la presión de esa agua se acumula y un chorro de agua acaba haciendo erupción a la superficie. El geiser Strokkur es algo digno de ver con esa cantidad de agua hirviendo y vapor saliendo despedido hacia el cielo. La tercera etapa de la excursión del Golden Circle te llevará hasta la catarata Gullfoss. Su nombre significa Cascada Dorada y es aquí donde el río Hvítá cae por una garganta de más de 30 metros. El vapor de agua que sube desde abajo empapará a cualquiera que se atreva a acercarse demasiado al borde.


Otras maravillosas cascadas


Otra popular excursión de un día en Islandia es a las cascadas de la costa sur. Ve directamente a Seljalandsfoss, es una cascada inusual ya que permite caminar por detrás. Puede que te mojes un poco, pero admirar el paisaje detrás de esa cortina de agua es una experiencia memorable, especialmente a la puesta de sol.


Muy cerca hay otra pequeña cascada, Gljúfurárfoss. Está casi escondida, oculta en un estrecho cañón. Si el agua no está muy alta, puedes caminar río arriba para acercarte. No lejos de la Ring Road se encuentra otra imponente cascada llamada Skógafoss. Es una de las más altas del país, 60 metros de alto y 15 de ancho. El acantilado por donde cae el agua era en realidad parte de la costa. Sube las escaleras junto a la cascada y obtendrás una fabulosa vista del mar como recompensa. Skógafoss está aproximadamente a 2 horas en coche desde la capital, Seljalandsfoss a un poco menos, pero en ambos casos vale la pena el trayecto.


Excursión a una cueva de hielo en Islandia


Otra popular excursión de un día desde Reykjavik es a una de las famosas cuevas de hielo de Islandia. Es un poco ambicioso conducir hasta la laguna glaciar de Jökulsárlón sin parar para dormir, así que en su lugar se puede visitar Húsafell, a menos de dos horas de la capital. Allí, en Langjökull, el segundo glaciar más grande del país, puedes unirte a un pequeño grupo para visitar Into The Glacier, una cueva de hielo hecha por el hombre que es accesible todo el año. Necesitarás un guía, y el acceso a lo alto del glaciar al túnel de la cueva se hace en un jeep, es sin duda una experiencia divertida en Islandia.


No pases por alto la península de Snæfellsnes


De las excursiones de un día más fáciles desde Reykjavik, la de la península de Snæfellsnes es quizás la más olvidada, ya que no está en la ruta de la Ring Road. El escenario aquí es increíble, desde las columnas de basalto de Gerðuberg hasta el arco tallado por las olas de Gatklettur. Incluye Djúpalónssandur, también conocida como la playa de perlas de lava negra, una de las playas de arena negra volcánica más famosas de Islandia. Los pilares de rocas en Londrangar se pueden admirar desde el ventoso promontorio o se puede acceder desde el camino de Malarrif (Pebble Beach). Ten cuidado con el viento, estás justo en el Océano Atlántico y los vientos son legendarios.


Probablemente la vista más icónica de esta península es Kirkjufell, o la Montaña Iglesia. Si tienes suerte y hay un buen pronóstico de auroras, aparca y disfruta del baile de las Auroras Boreales sobre este espectacular escenario.


Algunos de los muchos manantiales de aguas termales de Islandia se pueden encontrar en la península de Snæfellsnes. La piscina de Lýsuhóll tiene unas algas en su superficie, que han sido declaradas como beneficiosas para la salud. Por supuesto, mucha gente prefiere las lujosas instalaciones de la Blue Lagoon, el balneario más famoso del país. Sus aguas proceden de una planta geotérmica cercana, pero a la que te extiendas la mascarilla de arcilla de sílice en tu cara y disfrutes de una copa de vino o cerveza en el agua, ni te enterarás que es de origen industrial. Lo mejor de todo, es que está muy cerca de Reykjavik y del aeropuerto Keflavik, así que asegúrate que es tu primera parada o la última. Pero no te olvides de otras atracciones en la península de Reykjanes.


Reykjanes es más que la Blue Lagoon


Leif the Lucky’s Bridge es una parada obligatoria en Reykjanes. Es sólo un corto paseo desde el parking hasta este puente donde hay una señal que indica la unión de las dos placas tectónicas norteamericana y euroasiática, que se van separando poco a poco cada año. Acércate a Duushús, en Reykjanesbær, y te proporcionarán un certificado que confirma que has estado donde América se encuentra con Europa. Reykjanesbær es también la sede de los museos Vinkingworld y Rock and Roll, ambos merecen un desvío.


Con tantas opciones de excursiones de un día por Islandia, el conductor que va por libre tiene mucho donde elegir. Tener la libertad de la carretera nunca ha sido tan fácil cuando puedes admirar algunos de los paisajes más increíbles durante el día y volver a dormir a tu hotel en Reykjavik. Es sin duda lo mejor de los dos mundos. ¿Dónde crees que irás primero?

© 2020 por IslandiaCar 

Be Local Buy Local ehf. Tel +354 5390618

info@islandiacar.com SSN: 680513-1630

Blikavellir, Aeropuerto internacional KEF (Islandia)

©2020 Todos los derechos reservados - VAT: 114128



HORARIO DE APERTURA
OFICINA AEROPUERTO
En el aeropuerto internacional de Keflavik 
tenemos una oficina abierta 24h.
Teléfono: +(354) 539 06 18
¿Necesitas alquilar una camper en Islandia?
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
Contacta con nosotros por
email o Facebook
 
7daeb9be305f4ffcc3916acaaf5b60d1.png